Albert Rivera en el Foro ABC: «No deberíamos haber levantado el 155. Hay que recuperar el control» | Vocento.com

Para Albert Rivera la reunión mantenida entre el presidente del Gobierno y el de la Generalitat en La Moncloa no fue más que un «déjà vu» del mismo mal sueño que le llevó a dar el salto a la política hace hoy once años con un único objetivo: plantar cara al independentismo. El presidente de Ciudadanos, invitado del Foro ABC en el Casino de Madrid, dibujó el bucle melancólico en el que a su juicio se introducen erráticamente los gobiernos alternativos de PP y PSOE para intentar pactar con los separatistas catalanes, en vano. «Los nacionalistas son insaciables», constató.

También a Artur Mas, recordó, se le abrieron las puertas de los jardines presidenciales y hasta se institucionalizó la llamada «Operación diálogo» con Oriol Junqueras. La respuesta del independentismo a esos esfuerzos del Ejecutivo por hablar fue el golpe de Estado el pasado otoño. Y la propuesta de Rivera es no resignarse, marcar la línea dura de la Constitución. «El apaciguamiento no es la solución. Llevamos 40 años por ese camino: ceder y ceder, dar y pedir perdón», resumió.

Cataluña, eje central de Cs

Ciudadanos tiene claro que tras el vuelco al tablero político en el Congreso de los Diputados, su fuerte sigue siendo su discurso contundente sobre la crisis territorial en Cataluña. El mismo motor que le convirtió en primera fuerza en esa comunidad y le sirvió para crecer en toda España, según las encuestas, sigue estando plenamente vigente. Y en ello centró su discurso de 40 minutos en el acto patrocinado por Deloitte y Ferrovial y presentado por la presidenta editora de ABC, Catalina Luca de Tena.

Rivera demoniza la aproximación de Pedro Sánchez con el separatista Quim Torra, que ayer pactaron reactivar la comisión bilateral entre el Estado y la Comunidad Autónoma para debatir los litigios de competencias pendientes. Ciudadanos, que ganó las elecciones el 21-D en Cataluña, es el único partido que rechaza reunirse con Torra, al que niega la condición de demócrata.

«Para mí el señor Torra no es un demócrata, lo siento. No respeta las reglas de juego, nos llama bestias taradas genéticamente a todos nosotros, y a la mayoría de catalanes que le pagan el sueldo. Y le recibimos en La Moncloa, y nos damos un paseíto y hacemos una comisión bilateral», afirmó muy crítico con el anuncio en forma de comisión que presidirá la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet. «El camino correcto no es el apaciguamiento es el combate ideológico», defendió.

En el coloquio patrocinada por Deloitte y Ferrovial para ABC, conducido por el redactor jefe de Nacional de esta casa, Juan Fernández-Miranda, Rivera advirtió de que el separatismo se aprovecha de la debilidad del Gobierno socialista para «rearmarse». «El señor Sánchez es un presidente chollo para los nacionalistas», resumió el líder de Cs. En su opinión, el encuentro de ayer persigue únicamente la «supervivencia política» de Sánchez en el Congreso, donde requiere del apoyo de los independentistas catalanes.

VÍDEO: Rivera no habla con Sánchez desde la moción

Rivera cree que la fotografía en La Moncloa hace un flaco favor a España. «Se ha reunido para su supervivencia política. Esto vuelve a ser el pago del precio para limpiar la imagen de Torra. ¿Se acuerda de cuando hace poco decía que Torra era Le Pen?», recordó. Esa estrategia de apaciguamiento solo «hipoteca España», se quejó, resistiéndose a dar por «normalizadas» las relaciones entre gobiernos, como pretende el gabinete socialista. «Un señor con un lazo amarillo que viene a pedir la autodeterminación y que tiene una pancarta que habla de presos políticos en España. No parece muy normal. Tampoco que se señale a los constitucionalistas en Cataluña, que se hagan purgas en los Mossos o que no se pueda hablar castellano. No se puede hablar de normalizar», aseveró. La autodeterminación supone «reconocer la autoliquidación» de los Estados, añadió rememorando la trágica historia de la antigua Yugoslavia, que no quiso comparar con España, aunque lo hizo.

Ciudadanos defiende que de ningún modo se puede ofrecer más competencias y más dinero a quienes dieron un golpe institucional contra el Estado. Todo lo contrario. Rivera considera un error que se levantara la intervención en Cataluña mediante el artículo 155 de la Constitución y llama a reactivar ese pacto entre los constitucionalistas. «No deberíamos haberlo levantado», zanjó. «Hay que supervisar más que antes, controlar lo que haga falta, decidir quién tiene las competencias», insistió tras criticar que se haya perdido el control de las finanzas, se reabran embajadas o se dé más dinero a TV3.

El líder de Cs dio por amortizada la legislatura y reclamó a Sánchez que convoque las urnas cuanto antes porque dada su debilidad parlamentaria (84 escaños de 350) no podrá hacer frente al desafío separatistas ni podrá impulsar las reformas decisivas que necesita España, empezando por la educativa o laboral. «Cada mes que dure en el Gobierno, un mes perdido para hacer reformas».

Rivera criticó que «mande la agenda personalista» de un presidente «que llegó por la puerta de atrás y se ha atrincherado» en el poder. «Cada mes que pase más débil será el Gobierno», pronosticó, denunciando las supuestas «hipotecas» contraídas por Sánchez con Torra, pero también con el PNV y el lendakari Iñigo Urkullu, entre las que citó los «privilegios» a presos de ETA que serán acercados a cárceles del País Vasco y Navarra. «Veo sombras y oscuridad en la forma de actuar de este Gobierno», aseguró denunciando el primer gran pacto político logrado por Sánchez: RTVE. «La primera, en la frente», lamentó sobre el acuerdo con Podemos y los nacionalistas que deja fuera a PP y Cs del ente.

Elecciones ya

El líder del partido centrista, que se desmarca del eje izquierdas-derechas, insistió varias veces en la necesidad de convocar elecciones generales para ofrecer una mayor legitimidad al nuevo Gobierno. El actual, reseñó «está en los últimos minutos de la legislatura: ni va a mejorar su relación con el separatismo, ni se van a hacer reformas de calado. Lo mejor que podría hacer Sánchez es dejar que el pueblo español hablara», reclamó desde el Foro ABC, al que asistieron, entre otros, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, diputados y concejales de Ciudadanos así como una representación de embajadores en Madrid.

Rivera se situó como el principal partido de la oposición ante el Gobierno de Sánchez recordando que el PP está inmerso en un proceso interno para decidir su liderazgo. Y afirmó que utilizará estos meses para refortalecer su proyecto alternativo para gobernar: «A eso nos vamos a dedicar, a hacer oposición y controlar y vigilar de cerca los pasos y las hipotecas de Sánchez. Porque no se hipoteca él, hipoteca a España. Y a proponer un proyecto alternativo: Esta nación no tiene que volver a pedir perdón, España tiene que quitarse de encima los complejos».

El sueño por alcanzar de Rivera sigue siendo gobernar pero ayer dejó claro que su esperanza está intacta tras haber logrado imponerse en Cataluña como primera fuerza política. «Que los nacionalistas teman un gobierno de Cs, con la que están liando, es un buen aval», afirmó. «Será difícil ganar las elecciones en España. Lo vamos a intentar», continuó muy optimista después de haber puesto los primeros cimientos para conformar una plataforma europea con el partido de Emmanuel Macron, En Marche!, y el partido del exprimer ministro italiano, Matteo Renzi. Europa es el espejo y la fortaleza para una respuesta común al nacionalismo y al populismo.