Innovación cultural en el camino correcto y de forma disruptiva para derribar prejuicios | Vocento.com
  • El ganador del Premio Genio de Honor 2018 ha sido para ‘Loving Vincent’, la primera película del mundo pintada al óleo

“Málaga y cultura van de la mano”, con estas palabras abría Rafael Martínez de Vega, director general de CMVocento, la jornada de ponencias de los Premios GENIO Innovación, convocados por CMVocento junto con la asesoría estratégica de SCOPEN, que se celebró ayer en el Museo Picasso de esta ciudad.

Rafael Martínez de Vega inauguró las jornadas, que contaron con el patrocinio de GroupM y la colaboración de cervezas Victoria y BMW, y subrayó la labor de diario Sur por ejercer de “altavoz” y dar a conocer el patrimonio cultural de Málaga. Por su parte, Kika Samblás, consejera delegada de SCOPEN, afirmó que “las jornadas de los GENIO pretenden sacarnos de nuestro día a día y tienen el objetivo de inspirarnos con nuevas ideas que nos enriquezcan”.

En unas jornadas centradas en la innovación en la cultura, Luis Enríquez, consejero delegado de Vocento, habló sobre la importancia del periodismo como “vehículo de desarrollo cultural de la sociedad y motor de cambio” con Alberto Artero, director general de Titania, editora de El Confidencial.

Los dos coincidieron en afirmar que “sin líos no hay periodismo” y que los medios tienen la herramienta para contribuir a la mejora de la sociedad ejerciendo la profesión desde “el respeto y ofreciendo información de calidad”, subrayó Artero. Haciendo hincapié al valor del periodismo, el director de Titania destacó que aunque el fenómeno de las Fake News es “una preocupación real, capaz de mover a gobiernos y que está haciendo mucho daño” ofrece también una oportunidad para “volver al origen, a tener el control. Los lectores confían y se fían de nosotros, de la información contrastada”.

También en este sentido y en cuanto a la banalidad de los contenidos y la búsqueda fácil del tráfico, Enríquez señaló que los medios “tenemos que repensar nuestra labor frente a actores como Google y Facebook. No podemos bailar a su son”. En este contexto, Artero sostuvo que la obsesión por la difusión “no conseguirá retener a los lectores” y que los medios “tenemos que recuperar el valor de la marca y no podemos olvidar nuestra esencia. “La mayor innovación es reconciliar el periodismo con la necesidad de saber”. “Hay que luchar para que la gente te busque, no que te encuentre”, dijo Artero quien añadió que el modelo va a ir cada vez más a una doble dirección en la relación entre los medios y la audiencia: “Existirá la capacidad de personalizar la oferta no sólo informativa sino también comercial, y eso sólo va a venir a través del valor de la marca”, argumentó.

El diálogo entre Enríquez y Artero vino precedido de otras ponencias. El director del Centro de Arte Contemporáneo de Málaga (CAC), Fernando Francés, abrió la sesión hablando sobre el arte como motor de transformación de las ciudades. En su opinión, un museo es “un laboratorio de ideas, una fábrica de tolerancia, una universidad de valores”. Para Fernando Francés, el CAC ha servido para “modificar la realidad cultural de Málaga”, ha conseguido que “todo tipo de empresas se impliquen en el cambio de la ciudad”. Defendió también el “nuevo concepto de museo, que no sólo almacena sino que está atento al mundo que lo rodea y que busca soluciones”.

“La Innovación me pone tan nervioso como proactivo”, dijo el director Artístico de El Pavón Teatro Kamikace, Miguel del Arco, quien reconoció que “sin conflicto y sin contradicciones no hay teatro”. Del Arco afirmó que “la mayor innovación de las artes escénicas es cambiarlo todo para volver a la raíz, recrear este sentimiento que nos devuelve a la infancia”. El Teatro Kamikace ofrece un “teatro contemporáneo de calidad y comprometido con la sociedad y persigue el objetivo de ayudar a entender las artes escénicas”. El director artístico subrayó que dedicarse al arte implica un movimiento contradictorio: “Ir hacia delante para buscar nuevas formas de expresión e ir hacia atrás en un viaje retrospectivo para no olvidarnos de dónde venimos”. En definitiva, también en el arte, en el teatro, existe una “relación entre innovación y tradición”.

Los siguientes en subirse al escenario fueron David Plaza, CEO de Animum Creativity Advanced School e Iker de los Mozos, director técnico de Personajes en Walt Disney Animation Studio. Plaza explicó los usos y ventajas de la tecnología aplicada en Animum, una empresa malagueña que despunta en una “industria global y atomizada” y relató cómo esta compañía se dedica a formar y a exportar el talento “desde Málaga hacia el mundo” ofreciendo formación de postgrado orientada a las necesidades de la industria del cine y la publicidad. Plaza defendió que una de las claves del éxito de Animum reside en su “claustro internacional de profesores”. Y uno de ellos es Iker de los Mozos, que desde hace seis años trabaja en la factoría Disney y que ayer compartió su experiencia con los asistentes de las jornadas.

De los Mozos señaló que “el trabajo por ordenador implica que los cambios sean más baratos y se puedan alterar los elementos de una manera más productiva”. Explicó también el proceso de creación de una película, desde el momento que surge la idea hasta que se elabora el guión, pasando por el departamento de animación y modelado de los personajes. “Hay unos 360 puntos de control en cada personaje para poder articularlos, 190 puntos están solo en el rostro”, añadió.

Peter Welter, productor de Fresco Films, es la persona que ha hecho posible que la popular serie de HBO, Juego de Tronos, se ruede en España. Inició su intervención señalando que el “éxito es el resultado de un camino plagado de fracaso” e incidió en la importancia de “derribar muros, prejuicios”. Su lema es “ver el mundo del revés”  ya que permite “dar un paso adelante y ver las cosas desde otra perspectiva.” Welter explicó también lo que él llama la “teoría del espejo”, un ejercicio imprescindible para dejar de “fijarnos en nosotros mismos” y “sentirnos parte del entorno”. Señaló que en Fresco Films no tienen horarios, sino que tienen objetivos. “Mientras estos se cumplan, cada uno sale y entra cuando quiere”.

“Hay que pensar en eternidad como Bach y no en la inmediatez como Maluma”, bromeó el tenor de ópera José Manuel Zapata quien aseguró que “la música si es buena, es eterna”. Zapata, que cantó y bailó en el escenario, recalcó la importancia de “innovar en el camino correcto y de forma disruptiva”. Para el tenor hay que intentar a atraer a la gente joven “hablando su lenguaje pero con nuestra máquina de escribir sin dejar de ser lo que somos”.

El ganador del Premio Genio de Honor de este año fue para ‘Loving Vincent’, la primera película del mundo pintada al óleo. Sean Bobbit, productor de la película, recogió el galardón que reconoce su gran capacidad para “trasladar la belleza al cine” y su trabajo como modelo colaborativo de negocio ya que consiguió financiarse a través de crowdfunding. Bobbit, que cerró la jornada de ponencias, contó que este largometraje, premiado en numerosos festivales internacionales y nominado a un Oscar como mejor película de animación, muestra la vida de Vincent van Gogh a través de más de 65.000 ‘frames’ pintados.